20 feb. 2012

Cruasanes de chocolate

Siguiendo las instrucciones de Su, desde su web Webos Fritos, he preparado estos deliciosos cruasanes.



He hecho alguna variación de la receta original, por ejemplo que antes de envolver la masa sobre sí misma para formar los cruasanes, les he puesto un trocito de chocolate fondant en la parte ancha del triángulo para rellenarlos. 

Mi amasado no ha sido manual sino con el thermomix, pero el paso a paso ha sido el mismo que detalla Su en la videoreceta.

Y tras hornearlos, los he pintado con mermelada de albaricoque para que tomasen un poco de brillo. ¿os gustan?

El resultado espectacular y mi pequeño ya está proponiendo que el próximo día los hagamos de jamón york y queso.


Os dejo con la receta de Su:

Ingredientes
25 g de levadura fresca —o 9 g de levadura seca de panadero—
270 g de leche entera
500 g de harina de fuerza
10 g de sal
50 g de azúcar blanquilla
250 g de mantequilla sin sal

Para el glaseado
1 yema de huevo
2 cucharadas soperas de leche

Herramientas
Un buen rodillo
Un cuchillo
Una plantilla para cortar los cruasanes. Descargar AQUI


Elaboración

Añadir la leche y la levadura en el vaso del Thermomix y amasar 1 minuto con el vaso cerrado a velocidad espiga y reservar en un cuenco.

Cubrir el cuenco con plástico transparente y dejar que suba que la masa en un lugar templado durante 1 hora.

Rebajar la masa, amasando unos segundos. Poner en el bol de nuevo, tapar con plástico transparente y meter en el frigorífico entre 4 y 8 horas.

Sacar la masa del frigorífico. Amasar unos segundos formando una bola.
Marcar con un cuchillo afilado una cruz profunda.

Colocar la mantequilla entre dos trozos de plástico transparente, y aplastarla con el rodillo hasta formar un rectángulo.

Extender la masa en forma de cruz a partir de los cortes que hemos dado. La zona del centro tiene que quedar un poco más abultada.

Quitar el plástico a la mantequilla y ponerla mantequilla en el centro de la cruz. El rectángulo de mantequilla tiene que tener el mismo tamaño que el centro de la cruz que hemos hecho con la masa.

Cerrar los brazos de la cruz por encima de la mantequilla a modo de solapas.

Primera vuelta
Extender la masa en una sola dirección formando un rectángulo. Doblarlo en tres partes. Envolverlo en plástico transparente, y meter al frigorífico 30 minutos.

Segunda vuelta
Sacar la masa del frigorífico y dejarla en la misma posición que antes de enfriarla. Dar un cuarto de vuelta y volver a estirar formando un rectángulo. Volver a doblar en tres. Envolver en plástico transparente, y meter al frigorífico otros 30 minutos.

Tercera vuelta
Sacar la masa del frigorífico y dejarla en la misma posición que antes de enfriarla. Dar un cuarto de vuelta y volver a estirar formando un rectángulo. Volver a doblar en tres. Envolver en plástico transparente, y meter al frigorífico otros 30 minutos.

Ten preparada la plantilla. Te recuerdo el enlace.

Enharinar un poco la superficie de trabajo y extender la masa hasta formar un rectángulo de 65X40 cm y 3 mm de grosor. Lo haremos con fuerza y decisión.

Cuando esté la masa estirada, levantarla aireándola y veremos que encoje un poco: volver a estirar hasta tener la medida aproximada.

Igualar los bordes con la ayuda de un cuchillo. Dividir la plancha de masa en dos a lo largo con un cuchillo.

Cortar las piezas con la ayuda de la plantilla y tal y como veis en el vídeo.

Coger una pieza triangular, estirarla ligeramente, y hacerle una pequeña incisión en el centro del lado corto. Levantando un poco los dos extremos de este mismo lado enrollar el triángulo desde la base hasta el vértice.

Al terminar de enrollar doblar un poco los extremos para formar una media luna. Ponerlo en una bandeja. Repetir con todas las piezas y colocar en una bandeja dejando un poco de espacio entre ellas.

Preparar el glaseado de huevo y leche y pincelar.

Poner la bandeja en un lugar templado —no menos de 24º— y esperar unas dos horas o hasta que hayan doblado su tamaño.

Precalentar el horno a 180º, calor arriba y abajo.

Volver a pincelar con glaseado.

Hornear de 15 a 20 minutos, normalmente en dos tandas.

Cuando estén dorados sacarlos a una rejilla.